(+34) 91 473 45 26

30

Mar, 2016

Un vino con Rosa Melchor y Rosario Hernández de ACEVIN

Por: | Tags: , , , , , , , | Comentarios: 0

Nos tomamos un vino con Rosa Melchor, presidenta de Asociación Española de Pequeñas y Medianas Ciudades Vitivinícolas (ACEVIN) y Rosario Hernández, Responsable Técnico de ACEVIN y del Club de Producto Rutas del Vino de España. Con ellas repasamos algunas claves de la evolución del enoturismo en nuestro país, así como el importantísimo papel que cumplen tanto ACEVIN – Rutas del Vino de España, como cada una de las rutas asociadas, respecto al desarrollo y consolidación del turismo del vino dentro de nuestras fronteras.

Rosa, Rosario, agradecemos la oportunidad que nos brindáis de compartir un vino vosotras y conversar sobre el enoturismo en nuestro país y la gran responsabilidad que representa la gestión de ACEVIN – Rutas del Vino de España

P.- El proyecto Rutas del Vino de España se puso en marcha en 2001, cuenta con importantes apoyos institucionales, así como numerosos organismos y entidades asociadas al Club de Producto. ¿Cuáles son los hitos que destacaríais tras estos años de trabajo

Rosa Melchor, Presidenta ACEVIN

Rosa Melchor, Presidenta ACEVIN

R.- Cierto, son ya casi 15 años de trabajo desde que se plantea en ACEVIN la idea de crear un producto turístico en torno al potencial y a la cultura del vino que tienen los territorios de la Asociación y basado en criterios de calidad turística y cooperación público-privada. Desde entonces y hasta la fecha es evidente que el principal logro ha sido conseguir hacer de ese proyecto una realidad consolidada, un Club de Producto Turístico que es respaldado por las administraciones y que, tal y como la propia Secretaría de Estado de Turismo reconoce, ha superado con creces las expectativas que en su momento se plantearon, en un momento en el que, hay que recordar, el turismo del vino era algo incipiente en nuestro país. Actualmente nadie cuestiona el interés del enoturismo, y Rutas del Vino de España no sólo fue un proyecto pionero sino que continúa creciendo y a día de hoy agrupa la oferta enoturística de ámbito estatal más representativa y de calidad contrastada de nuestro país, con más de 500 municipios y 2000 empresas agrupados en torno a 25 Rutas del Vino o destinos enoturísticos y que, como proyecto vivo que no nos cabe duda de que seguirá ampliándose.

Dicho esto, también cabe añadir y recordar algunos momentos clave para Rutas del Vino de España como pueden ser el año 2006, fecha en la que se certificaron las primeras Rutas del Vino y empieza a considerarse a ACEVIN y RVE como un Club de Producto Turístico lo que, entre otras cosas, dio pie a disponer de un nombre e imagen propios que se ha ido fortaleciendo con los años o a establecer un marco de colaboración oficial con el Ministerio de Agricultura, la Secretaría de Estado de Turismo y TURESPAÑA para el desarrollo de acciones de promoción en los mercados nacional e internacionales, marco de colaboración que seguimos manteniendo 10 años después.

Otro hito clave para nosotros fue el año 2008, cuando ponemos en marcha el Observatorio Turístico de Rutas del Vino de España, proyecto que con los años hemos ido mejorando y consolidando de forma que actualmente los datos que periódicamente ACEVIN proporciona a través de su Observatorio son referente nacional para hablar del peso y crecimiento del enoturismo.

Tampoco podemos olvidarnos del año 2010, cuando ponemos en marcha los Premios de Enoturismo Rutas del Vino de España para reconocer las mejores iniciativas y proyectos en materia enoturística de nuestro país, cubriendo así un hueco existente hasta ese momento, una iniciativa que, por cierto, sigue vigente y precisamente en estos momentos está abierta la convocatoria de la tercera edición de estos premios.

II Edición de los Premios de Enoturismo “Rutas del Vino de España”

Y por último, tampoco podemos olvidar como otro hito de los últimos años el momento en que desde RVE damos un giro hacia la comunicación 2.0 y afrontamos la comunicación y presencia en las redes sociales como un mecanismo más para llegar a todas las personas interesadas en el mundo del vino y del enoturismo.

Seguro que en estos 15 años de trabajo ha habido muchos más hitos y momentos clave, pero así a bote pronto pensamos que éste podría ser un buen resumen.

P.- El pasado mes de febrero leíamos en los medios los datos del Análisis de la Demanda que se realizan de forma periódica desde el Observatorio Turístico Rutas del Vino de España. A través de este informe se dibuja el perfil del turista del vino en nuestro país. ¿Cómo valoráis la evolución de estos datos en los últimos años?

R.- La verdad es que atendiendo a los datos de que disponemos, en ACEVIN y Rutas del Vino de España estamos bastante satisfechos y somos optimistas con respecto al futuro.

Desde que en el año 2008 empezamos a recoger datos sobre el número y perfil de los enoturistas  que visitan las Rutas del Vino de España no hemos parado de crecer, registrando un aumento superior al 43%, lo que demuestra el potencial de crecimiento del enoturismo que, estamos convencidos, aún no ha tocado techo y continuará creciendo durante los próximos años.

Asimismo, es importante señalar que incluso en los momentos de crisis y recesión económica, el enoturismo ha mantenido un crecimiento estable, demostrando que el turismo del vino constituye una muy buena alternativa de vacaciones y escapadas a entornos vitivinícolas para disfrutar de su cultura, patrimonio, gastronomía y, cómo no, de sus vinos.

perfil enoturista RVEAdemás, los datos demuestran que el interés por el turismo del vino, en la medida que ha ido aumentando la oferta, también ha ido aumentando con los años y extendiéndose a todo tipo de personas de forma que, para desmitificar el mundo del enoturismo, hay que decir contrariamente a lo que pueda pensarse a veces, los turistas del vino, con carácter general, no son grandes entendidos del mundo del vino. Mayoritariamente (52,1%) son aficionados, que conocen ciertas características del producto y su cultura y disfrutan practicando enoturismo. Además un 23,4% se consideran principiantes, personas que conocen muy poco del mundo del vino y que, por tanto, el enoturismo representa una oportunidad para acercarse al producto, las bodegas y las zonas productoras. Y solamente un 17,5% se consideran apasionados o entusiastas, personas que conocen mucho mejor el producto y sienten verdadera atracción por el vino.  De igual forma y aunque los datos nos dicen que el nivel de gasto del enoturista es superior al del turista general, también hay que decir que el enoturismo no está necesariamente orientado a personas con un alto poder adquisitivo, sino que puede encontrarse una amplia oferta ajustada a toda clase de presupuestos y capacidad de gasto.

P.- Las cifras anuales apuntan a un crecimiento continuado en el número de turistas que reciben cada año las distintas rutas del vino ¿Creéis que el enoturismo “está de moda” o es un producto turístico que ha venido para quedarse? 

R.- Como bien dices, las cifras demuestran un crecimiento continuado del enoturismo en nuestro país, pero a estas alturas ya no sería justo hablar de “moda pasajera”, sino de una tendencia que se afianza y consolida, que como vosotros decís, “ha venido para quedarse”.

La aparición y crecimiento del enoturismo es un fenómeno lógico en consonancia con las tendencias del sector. La evolución en el comportamiento de los turistas hace que se busquen otras experiencias más relacionadas con el turismo cultural y gastronómico y aquí el turismo del vino juega un papel fundamental y encaja plenamente en estos planteamientos más dinámicos y experienciales. ACEVIN y Rutas del Vino de España, después de años invirtiendo en crear una oferta de turismo del vino atractiva, seria y de calidad, y en promocionarnos y darnos a conocer, hemos conseguido una marca turística referente en  materia de enoturismo, con destinos repartidos por todo el país y que, además, con los años también han evolucionado y mejorado en sus propuestas turísticas y culturales. Las Rutas del Vino de España no sólo son territorios vitivinícolas que descubrir, con bodegas y establecimientos turísticos que cumplen unas normas de calidad que garantizan la satisfacción del cliente, sino que además, son múltiples las actividades y experiencias, cada vez más genuinas y originales que ofrecen a sus visitantes: actividades pensadas para disfrutar en familia, actividades para niños, fiestas y eventos del vino, miradores, senderos, actividades de turismo activo y en contacto con la naturaleza, actividades culturales que vinculan el mundo del vino con el patrimonio, el arte, la música o el teatro… En definitiva, todo un mundo de experiencias por vivir para descubrir lo mejor de un destino vitivinícola

Por ello, volvemos a insistir en que sería muy injusto hablar de “modas” para referirnos a los esfuerzos que muchas empresas y territorios han hecho en los últimos años para configurar una oferta turística atractiva y de calidad. No podemos olvidar que hay muchos territorios y zonas rurales de interior y con escasa tradición turística que han articulado toda una oferta turística en torno al enoturismo, una oferta que está dando sus frutos a nivel de desarrollo socioeconómico en los territorios. Así pues, tenemos que reconocer que llegados a este punto decir que el “enoturismo está de moda” nos molesta un poco porque estamos convencidos de que el turismo del vino no es una moda, sino una modalidad turística muy rica que aglutina todo un sinfín de atributos y recursos como cultura, vino, gastronomía, paisaje, patrimonio, naturaleza, etc…

P.- ¿Cómo creéis que se está adaptando el sector vitivinícola al desarrollo del turismo? ¿En qué aspectos creéis que se está trabajando mejor y cuáles creéis que tendrán que reforzarse de cara a los próximos años?

R.- Desde hace años el sector del vino está apostando fuertemente por el negocio turístico. En este sentido, hay que reconocer el esfuerzo realizado por muchas bodegas, sobre todo por las más tradicionales, que han tenido que afrontar el reto de hacerse lugares visitables, lo que ha implicado cuestiones tales como recualificar al personal, adaptar sus instalaciones para la visita turística y la degustación y cata de vinos, establecer horarios de visitas y apertura al público, etc. Hoy por hoy la mayor parte de las bodegas, tanto las de gran renombre como las más pequeñas y tradicionales, entienden el turismo enológico como un negocio complementario a la producción vinícola cada vez más significativo y que, al tiempo, acarrea grandes beneficios y sirve para potenciar la imagen de marca de sus vinos, y en este sentido están invirtiendo en destinar medios y recursos al enoturismo para ofrecer a sus visitantes una oferta cada vez más atractiva.

Bodega Rioja Alavesa

Pensando en el futuro vemos que, tal y como demuestran los datos de que disponemos, los enoturistas responden a muchos y muy variados perfiles, desde los más entendidos hasta los más neófitos, desde los que viajan en grupos de amigos hasta los que viajan en familia y con niños, o las personas mayores jubiladas con alta disponibilidad económica y de tiempo libre… Y, por tanto, cada uno de estos grupos requiere una atención distinta y va a ser necesario trabajar para especializar y segmentar la oferta a las necesidades e intereses de cada uno de estos grupos. Ya no sirve la misma visita para todos los que llegan a una bodega. Pienso que ese es uno de los principales retos que debe afrontar el sector y también, cómo no, debemos ser capaces de conseguir no sólo que aumente el número de enoturistas que nos visitan, sino también que aumente el gasto que éstos realizan en el destino.

P.- Sabemos de la importancia que tiene el componente internacional, especialmente en el desarrollo de un producto turístico. ¿Está ACEVIN – Rutas del Vino de España trabajando en este aspecto?

R.- Así es y desde ACEVIN trabajamos en colaboración con TURESPAÑA para promocionar las Rutas del Vino de España en los mercados internacionales, principalmente en aquellos que consideramos que son prioritarios para nosotros: Reino Unido, Alemania, EEUU, Francia y Portugal principalmente, aunque tampoco perdemos de vista otros mercados estratégicos o complementarios.

En este sentido y como decíamos al principio tenemos desde hace años un acuerdo de colaboración con TURESPAÑA que nos permite desarrollar conjuntamente distintas acciones de promoción y apoyo a la comercialización de las Rutas del Vino de España en el extranjero.

Por citar algunos ejemplos cabe decir que fruto de esta colaboración las Rutas del Vino de España disponen de una sección específica dentro de la página oficial de turismo de española www.spain.info en la que se recoge información de cada una de nuestras Rutas y de cada uno de sus establecimientos adheridos; que se han realizado y continúan realizándose acciones directas e inversas como viajes de prensa, de bloggers o de TTOO de distintos mercados; que mantenemos contacto continuo con la red de Oficinas Españolas de Turismo a las que enviamos información periódica sobre Rutas del Vino de España y su oferta y con las que colaboramos para desarrollar material promocional o contenidos específicos de promoción para sus mercados; o que estamos  en contacto con los responsables de markéting y RRSS de TURESPAÑA para el intercambio de noticias y contenidos también a través de las redes sociales.

P.- ¿Cómo visualizáis la evolución del enoturismo en España para los próximos años? ¿Qué recomendaciones nos hacéis para los agentes públicos y privados que trabajan en el desarrollo del enoturismo?

Enoturismo Penedès


R.-
Somos optimistas respecto al futuro y pensamos que el turismo del vino seguirá creciendo en nuestro país ya que a pesar de todo lo dicho anteriormente, aún estamos lejos de poder hablar de actividad turística plenamente consolidada cuando hablamos de enoturismo. En España quizá sea necesario incidir en acciones de promoción que contribuyan a situar nuestro producto a la cabeza del enoturismo mundial, un producto que, sin duda, nos consta no solo está a la altura de la oferta de cualquier otro país como Francia, Italia o EEUU, sino que, en muchas ocasiones, la supera al proporcionar una oferta mucho más estructurada e integral, al menos si hablamos del modelo de calidad y desarrollo enoturístico impulsado desde Rutas del Vino de España.

En cuanto a recomendaciones, desde ACEVIN estamos convencidos que la clave del desarrollo enoturístico está en la cooperación público-privada, es decir, los agentes públicos y privados deben trabajar conjuntamente para generar una oferta turística integral de territorio que, si bien se vertebra a partir del vino y de su cultura, debe ofrecer una amplia gama de actividades y servicios que van más allá de visitar bodegas puesto que está demostrado que los turistas quieren hacer otras muchas cosas: comprar recuerdos, disfrutar de la gastronomía del lugar, conocer su patrimonio, practicar actividades en la naturaleza, relajarse en un spa, etc.

Además, para los agentes públicos el turismo del vino ha de plantearse como una estrategia de diversificación económica que hay que impulsar ya que conlleva nuevas oportunidades de desarrollo socioeconómico para zonas rurales y de interior.

Deja un Comentario

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.