(+34) 91 473 45 26

2

Nov, 2012

El “enoturismo inverso” no existe

Por: | Tags: | Comentarios: 32

Llevamos un tiempo escuchando el término “Enoturismo Inverso” como un nuevo concepto acuñado para describir las actividades de cata, degustaciones, presentaciones, cenas maridadas y otras actividades realizadas en determinados espacios de algunas grandes ciudades para dar a conocer bodegas, vinos, …

Con todos los respetos hacia sus autores, debemos aplaudir su iniciativa, por su contribución a difundir la cultura del vino, su carácter innovador para propiciar eventos en las ciudades en torno al vino y la gastronomía y su capacidad para conectar a algunas empresas con  el gran público, al que a buen seguro la propuesta le resultará más que atractiva, ya que los que nos movemos en este mundillo del vino, sabemos que el vino termina atrapándote.

Pero al pan pan y al vino vino, nunca mejor dicho: a las cosas hay que llamarlas por su nombre, y los profesionales del turismo no podemos admitir el término “Enoturismo Inverso”.  Básicamente porque incluye la palabra turismo, lo cual implica viajar y pernoctar en  un destino, y vivir en primera persona la esencia del  territorio vitivinícola (vinos, paisajes, gastronomía, oficios, …). En definitiva implica ir al lugar de origen del producto. A la Denominación de Origen o zona vitivinícola, donde sabemos que existen miles de opciones de  disfrute más allá de una experiencia en una sala o lugar de eventos.

Grupo visitando un viñedo en la Ribera del Duero

Y esto es precisamente lo que valoramos cada vez más las personas: una vuelta a lo esencial, a la naturaleza, al pueblo, viajar o escaparnos a los lugares donde se produce el milagro,  aprender las tareas tradicionales del campo o de la bodega, disfrutar de la naturaleza y sus paisajes, coger productos de la tierra y probar su verdadero sabor,  degustar los platos de toda la vida, revivir los quehaceres de tiempos pasados, comprar esos quesos, vinos y otros productos que no encontramos en la ciudad … en definitiva redescubrir la verdadera  calidad y autenticidad.

Por tanto, desde nuestro punto de vista, sólo existe un concepto de enoturismo: el que nos lleva a las rutas del vino, a descubrir territorios, la naturaleza y el patrimonio de los pueblos vitivinícolas, paisajes, utilizando el vino como el principal argumento de nuestro viaje y estancia, el que nos permite conocer gentes, participar en fiestas y eventos del mundo del vino.  Aprovecho también la entrada para recordar que el próximo 11 de noviembre se celebra el Dia Europeo del Enoturismo y son múltiples las propuestas que se están preparando desde los pueblos y ciudades del vino y que a buen seguro no van a defraudar a nadie.

Así que, tanto en el Día Europeo del Enoturismo como en cualquier otro momento,  no olvidéis viajar a las zonas vitivinícolas, verdadero epicentro del turismo del vino. Nosotros al menos lo vemos así. ¿Cómo lo ves tú?

 

 

Comentarios

32 thoughts on “El “enoturismo inverso” no existe

  1. Manuel Colmenero

    Queridos amigos
    No se si estoy del todo de acuerdo con vosotros. Quizás lo del termino Enoturismo Inverso sea una falacia, pero si creo que se puede y se debe viajar desde la mesa. La contribución a la preservación de los paisajes debiera pasar por todos los ámbitos y mas en momentos donde el descenso del consumo de vino desciende de forma preocupante año tras año, es algo que entre todos debiéramos corregir.
    Todo lo que contribuya a la difusión de esta cultura y esos paisajes bienvenidos sea… todo lo que ayude a que la gente viaje a conocer estos territorios que nos ocupan y nos preocupan apoyemos lo,nos conviene. Quizás el termino no sea el mas académico, pero si ayuda a acercar estos territorios, sus leyendas y sus pasiones, a un publico que no se hubiera acercado de otro modo bienvenido sea.
    Necesitamos despertar el “gusanillo” este donde este y creo que el academicismo nos ha alejado de los consumidores, la comunicación a veces necesita de ciertas licencias para acercarse al publico.
    Al fin y al cabo lo que pretenden es fomentar el Enoturismo, no creo que haya nada malo en ello.
    Paul Wagner se atrevió a decir que el Enoturimo no Exite y no creo que sea alguien que no entienda de la materia (Turismo, Vino y marqueting)
    Muchos podrán volver a escuchar sus teorías la próxima semana en Bilbao, si se le invita tan a menudo será porque algo de razón tiene y porque merece la pena escuchar su punto de vista

    Responder

  2. Manuel Colmenero

    Sinceramente, creo que debemos pensar cada vez mas ya no solo en turismo, sino en ocio.
    Os recomiendo la lectura del Paro al Ocio, (Luis Racionero) es muy antigua pero creo que refrescante y de plena vigencia.
    Discutir si son galgos o podencos, cuando de lo que se trata es de hace feliz a la gente me parece anecdótico, lo confieso. Lo mas importante es que sea donde fuere el cliente sea feliz en sus momentos de ocio, el será quien decida donde quiere vivirlos, si el eje de unión para los mismos es el vino o la gastronomía, bienvenido sea.
    Por muchos años.
    Feliz fin de semana

    Responder

  3. Javier López lorenzo

    Comparto la opinión de Manuel y discrepo de vuestra animadversión hacia el termino. Pienso que el trasfondo de el termino “turismo inverso” no es otro que acercar las bodegas a las grandes ciudades, logrando una inmersión del urbanita en ciertas bodegas que seguramente desconoce con la finalidad clara de visitarlas “in situ” en un futuro, convirtiéndolas así en mucho más accesibles. Lo importante es la unión y pienso que la iniciativa que en este articulo se discute es acertada y permite reforzar el termino “enoturismo” destapando la curiosidad y proporcionando información de zonas y elaboradores a un publico final objetivo de estas catas.

    Responder

  4. DINAMIZA

    Javier, Manel, no discutimos en ningún caso la iniciativa (es más la consideramos acertada, como podéis ver en el post). Solo afirmamos que se podría denominar de otra forma más acertada. Sólo damos nuestro punto de vista, y como decimos no lo podemos considerar enoturismo, primero, por razones puramente semánticas y, segundo, porque lo que hay detrás de este termino no se parece, ni de lejos, a todas las opciones que nos ofrece un producto enoturístico de los que podemos encontrar en un territorio vitivinícola. Es nuestro punto de vista y pensamos que no debemos inducir a error al consumidor, nada más que eso.

    Responder

  5. Álvaro García

    No soy muy de apellidos, como he dicho otras veces. Tal vez no “inverso”, pero ¿”urbano”? Acercar la bodega, el vino y las sensaciones a la ciudad tal vez no sea una acción turística persé. Pero, el turista que, como yo, viaja a Valladolid, se aloja en un hotelito coqueto y busca locales para probar Ribera por copas y una buena cena maridada ¿no está haciendo turismo alrededor del mundo del vino y su cultura? ¿Eso no es enoturismo? No pongamos apellidos. Luchemos por el concepto y celebremos el enoturismo. Mi punto de vista en: http://www.viajerosdelvino.com/blog/celebremos-el-dia-europeo-del-enoturismo/

    Responder

  6. PAZ

    Claro que no estoy de acuerdo con el término de “ENOTURISMO INVERSO” ¡¡¡qué manía con buscar palabros que no digan nada !!! después criticamos a los políticos pero ¿y nosotros? El TURISMO es actividad vinculada al VIAJE…y a la estancia-si no, es excursionismo.Por tanto,¡¡¡olé por quienes promueven la ENOLOGÍA en origen !!! eventos como catas,charlas,comidas,fiestas,enoquedadas…por supuesto.Pero no olvidemos la cita de mi paisano “Quien lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”.
    El ENOTURISMO,como el movimiento,hay que hacerlo andando. Bien lo sabéis los profesionales de DINAMIZA…y lo ponéis en práctica

    Responder

  7. Javier López lorenzo

    Aquí se defiende el termino “enoturismo” y ese no es el debate, eso gracias a Dios lo tenemos todos claro a estas alturas del hilo. Ahora bien, si como menciona Paz “Enoturismo Inverso” no dice nada y a su vez el blog alega razones semánticas basándose solo en la mitad del término y perdiendo el sentido de la totalidad del mismo al que hacemos referencia, creo que se deben centrar las opiniones en torno a la importancia de la palabra “inverso” que vendría a ser “lo contrario de” por tanto este término resume la acción de llevar bodegas, viñedos y parajes a la ciudad en forma de botella que es lo que suelen lograr millones de estas en el mundo e invitar por medio de su calidad a futuras “llamadas a la acción” de visitar la bodegas y zonas vitivinicolas.
    Por tanto, si aplicamos la semántica se aplica al término no a las partes; en mi caso veo que es un debate sencillo, elaboren un análisis “Dafo” para cualquier bodega o ruta del vino y sitúen el “enoturismo inverso” donde mejor les convenga. Los resultados pondrán a cada uno en su sitio.

    Responder

    • PAZ

      JAVIER,permanente aludimos al refrán “El fin justifica los medios” o,lo que es igual,el “todo vale” a cambio de rentabilizar el esfuerzo. Por supuesto,que estoy a favor de acercar el enoturismo a su potencial cliente en origen y me parece genial cualquier actividad DIGNA que busque la promoción y venta vinícola-entre otras cosas,soy manchega entreverada y el vino aquí es parte de nuestra cultura-pero lo que me parece rizar el rizo es buscar terminillos “innovadores” como “enoturismo inverso” “discriminación positiva” o “desaceleración económica”. Por supuesto,para gustos,los de la variedad enológica de España …y para gusto,el mío compartiendo pareceres con vosotros

      Responder

      • Javier López lorenzo

        En el fondo que es lo importante, todos estamos de acuerdo, así que brindo por vosotros y por el día del “enoturismo” y que cada uno lo adjetivice a su manera o a su interés.

        @fondillon

        Responder

  8. Joaquin Parra Wine UP

    Por alusiones, entro en los comentarios ya que soy yo quien “bautizó” el término: Enoturismo Inverso y quien lo utiliza para referirse al “Wine Up Tour”.
    Son tantas las razones que puedo poner a favor como, si me ciño estrictamente al término “enoturismo” o aún más “TURISMO” en contra.
    Vayamos por partes: Si tenéis 10 minutos os invito a leer mi artículo: PERSPECTIVAS DEL TURISMO ENOLÓGICO EN ESPAÑA. TENTENCIAS Y MOTIVACIONES PARA LAS BODEGAS Y SUS VISITANTES: http://www.bodegassingulares.com/2010/09/perspectivas-del-turismo-enologico-en-espana-tendencias-y-motivaciones-para-las-bodegas-y-sus-visitantes/

    Con esto, antes de nada quiero dejar constancia de que desde hace años tengo bien claro lo que es el ENOTURISMO o TURISMO DEL VINO… He participado en foros, he moderado mesas de debate con profesionales del mas alto nivel, he sido premiado precisamente por ese artículo… Este punto queda resuelto.

    Una vez que dejo claro el primero y mas importante de los puntos, voy al motivo por el que yo BAUTICÉ mis acciones a través del WINE UP TOUR como ENOTURISMO INVERSO (EI):

    Para empezar, siempre que veáis la referencia al termino EI (por acortar) irá acompañado de Wine UP Tour. ¿Porqué? sencillo y claro: Es una forma de que la gente comprenda cual es mi finalidad. No es únicamente hacer una cena maridaje, si no “llevar” las bodegas a la mesa, contar lo que verán en las bodegas si las visitan y sobre todo, predisponer a los asistentes a una posterior visita a la bodega.
    Además, los que asisten a alguno de los eventos del Wine UP Tour, no solo “catan” y conocen un vino-bodega… lo hacen con 9-10 de diferentes zonas de España (bien podría ser de cualquier parte del mundo). Están “viajando” sin moverse de la silla, ya me ocupo yo de que esto sea así o al menos intentarlo con mis explicaciones previas a la cata. No se trata de una CATA sin más, se trata de vivir una EXPERIENCIA. (el Turismo también son experiencias).
    Siendo ortodoxos con el término TURISMO, tal vez dejaríamos de llamar turistas a los que viajan a una ciudad, no visitan museos pero sí compran en Zara y el Corte Ingles, comen en Mc Donald, cenan en Burger King y salen de fiesta a Pacha. ¿Alguien adivina la ciudad a la que me refiero?… Pues eso, da igual, podría ser cualquier capital de provincia de España, pero si digo la Giralda ya sabemos que están de TURISMO en Sevilla.
    Volviendo al término EI, y en referencia al post de Manuel Colmenero: “Paul Wagner se atrevió a decir que el Enoturimo no Exite y no creo que sea alguien que no entienda de la materia (Turismo, Vino y marqueting)”.
    Ya no tengo que preguntarle a Paul Wagner que consideración tiene del EI… está claro. No existe. Pero para mi si… no encuentro mejor término que éste ya que como digo antes, yo no hago una cata sin más… los asistentes experimentan con los vinos lo que yo les transmito (al menos lo intento) con las palabras. Muchos de ellos terminan visitando las bodegas, se atreven a “experimentar” con vinos de otras zonas que antes ni se planteaban beber… Si yo preparara un menú degustación con 10 platos típicos de otras tantas regiones españolas… no podríamos decir que a través de ese menú viajamos por la gastronomía española sin levantarnos de la mesa??.
    Se alarga mi exposición, estoy abierto a seguir hablando con todos aquellos que lo estimen oportuno. Mi e-mail lo podéis encontrar fácilmente, o a través de Twitter: @ecatas o en Facebook como Joaquín Parra Wine UP.
    Quiero terminar dando las gracias a TODOS los que habéis intervenido a favor o en contra. Os puedo asegurar que mi objetivo se ha cumplido: He conseguido que grandes profesionales del sector debatan sobre si existe o no existe, si es válido o no.
    Hay “enfermedades-síndromes” que hasta que no tienen nombre no existen… El Enoturismo Inverso existe… tienen nombre y explicación al menos para mi y otros cuantos. Otra cosa es que el exceso de celo profesional nos vuelva ortodoxos

    Os deseo una feliz semana. A vuestra disposición: Joaquín Parra Wine UP!!

    Responder

  9. DINAMIZA

    En primer lugar, queremos agradeceros a todos vuestra participación en el debate que hemos abierto. Como sabéis una de las claves del éxito de un post es el título y en esta ocasión pensamos que hemos sabido suscitar el interés necesario, máxime sobre un tema que nos apasiona a todos, como es el enoturismo y por extensión el turismo enogastronómico.

    Nos ha gustado mucho la cantidad de respuestas que hemos tenido, tanto a través de este medio, como a nivel personal, con todos los que hemos coincidido en los últimos días y especialmente en el I Congreso de Turismo Enogastronómico Travel, Eat & Drink, celebrado en Bilbao, donde también un buen amigo provocó el debate. También nos ha gustado el nivel profesional de los participantes, a los cuales o bien conocemos personalmente o bien tenemos buenas referencias profesionales. Nos ha gustado la diversidad de opiniones y sobre todo el debate suscitado que en ningún caso damos por cerrado, como tampoco pretende dejar zanjado ningún concepto.

    Joaquín, conocíamos tu artículo y te felicitamos por él. Aún no hemos tenido el gusto de conocerte y esperamos que esa cuestión se resuelva pronto. Sabemos que eres un gran impulsor del enoturismo y de la cultura del vino, aunque no coincidamos en la denominación de tus acciones (la cuales nos parecen muy interesantes, como decíamos en el post). Y, básicamente, no coincidimos porque aunque la experiencia resulte maravillosa, nosotros pensamos que tenemos que propiciar el viaje, porque si no, nos perderemos la verdadera esencia, un sinfín de percepciones y sensaciones que nunca podremos encontrar en una sala maravillosa de una capital de provincia. No es lo mismo que te lo cuenten a viajar y vivirlo en primera persona. Como dice un operador turístico: “Hay que viajar más” y nosotros creemos que tenemos que propiciar en mayor medida el enoturismo, el viaje a las zonas vitivinícolas para descubrir las múltiples propuestas que nos ofrecen.

    Prometemos hacer otra entrada con el tema de “El enoturismo existe”. Será más adelante. Solo anticiparos que existe, claro está, aunque Paul Wagner diga que no. (por cierto, Eduardo Serrano lo dijo mucho antes, en Jerez, en el 2007, es español y además más simpático).

    Gracias a todos: @elogiosdelvino, Rus, Manel, Paz, Javier, Álvaro, Paz, Joaquín, Estela, Puy, Alicia, Eduardo, Dunia, Amaia, Pilar, Juanma, Iñaki, Santiago, …

    Ojalá pronto podamos tener este debate en persona con una buena copa de vino. Seguro que de esa forma el debate sería mucho más interesante aún.

    Responder

    • PAZ

      JOAQUÍN ¡¡¡cuidado !!! no sabes con quienes te estás jugando el vino.Eso está hecho,Vamos,si Manolo Romero & cº Dinamiza quieren hacer de anfitriones.Yo puedo llevar el queso de Huete ¿quien da más?

      Responder

  10. DINAMIZA

    Si os parece bien, antes de final de año, retomamos el debate en modo 1.0 (lo que viene siendo en persona, si os parece bien en nuestra oficina) con un buen vino en la mano y hablamos del enoturismo y de la vida en general 😉

    Responder

    • Javier López lorenzo

      Me parece una buena idea, lo mejor que tiene el mundo 2.0 o 3.0 es que acerca a las personas y a los intereses comunes como nunca se había hecho hasta ahora. Ojala tenga en marcha mi proyecto de empresa y os lo pueda exponer, fijaos que el mayor problema que tengo es definirlo, aunque se que al final mis clientes son los los que lo podrán definir mejor con sus propias valoraciones. Por si no lo habéis imaginado fusiona; vino, cultura, comunicación y muchas ganas de pasárselo bien.

      Un saludo y hasta pronto.
      Javier López Lorenzo.
      Sommelier
      @fondillon

      Responder

  11. Eduardo Serrano Martínez

    Siento llegar tarde al debate, pero con tanto lío es imposible.

    Recuerdo una ocasión en la que el Conde de la Maza, gran ganadero y por cierto padre de una magnífica profesional del turismo, con una amplia trayectoria de éxito en el turismo experiencial ligado al mundo del toro y también al del turismo enológico, respondiendo a una pregunta sobre porqué los toros como espectáculo cada vez iban a menos, menciono lo reaccionario de ese mundo, sus público y sus profesionales, y comentó en términos jocoso, que si dejaran la gestión de las plazas y las ventas al Corte Inglés, otro gallo les cantaría.

    Puestos a tomar por buenas apreciaciones como las tuya Manolo, “la palabra turismo, lo cual implica viajar y pernoctar en un destino”, muy propias de la OMT, entonces tampoco deberíamos “tomarnos la licencia” de llamar Turismo Enológico, Enoturismo, Turismo Gastronómico, o Turismo Enogastronómico a lo que la mayoría de los humanos hacemos, y más bien deberíamos dar por bueno lo que pienso desde hace tiempo y ahora leo que ha escrito Paz, porque más bien se trata de ENOEXCURSIONISMO o GASTROEXCURSIONISMO, sobre todo habida cuenta de que las cifras que arroja el observatorio turístico de la rutas del vino, contabilizan más visitas a bodegas que pernoctaciones.

    ¿De verdad no podemos apreciar la vuelta a lo esencial, el pueblo, el paisano, aprender de las tareas tradicionales del campo o de la bodega, probar el verdadero sabor, degustar los platos de toda la vida, revivir los quehaceres de tiempos pasados, redescubriendo la verdadera calidad y autenticidad, simplemente por el hecho de no estar en el origen?

    ¿Acaso el que visita Bogotá en Colombia, como estoy haciendo yo ahora mismo, por el hecho de no salir de Bogotá, no está descubriendo una gran parte del país, de sus gentes, de su gastronomía, etc.?

    Quizás el término turismo no sea el más adecuado, sobre todo si uno lo quiere ver desde un punto de vista puramente academicista, pero lo que si estoy seguro es de que como sigamos poniéndole puertas al campo, en un de por sí ya limitado tipo de turismo como es el nuestro, no vamos a conseguir llegar a donde queremos.

    Para mí, un viaje empieza en el mismo momento que se inicia una conversación y alguien estimula mi mente hasta el punto de incitarme a viajar sin haber empezado a moverme de la silla, cuando leo y visualizo información sobre un destino, cuando me documento sobre lo que puedo descubrir y resaltan aquellas cosas que más me apetecen. ¿Porqué entonces no considerar que puede existir una actividad turística en el origen del mercado? No me refiero obviamente a una cata, que en sí misma puede ser una actividad maravillosa, pero efectivamente se quedaría en poco más que un conocimiento técnico de un producto, sino a la combinación de varias actividades, que juntas, consigan despertar en el imaginario de sus destinatarios o disfrutadotes, la sensación de que ya han comenzado un viaje, que antes o después, tras recorrer muchos metros, de uno u otro medio, con más o menos intensidad, de forma personalizada, les acabará llevando al territorio.

    Se trata de que todos empujemos esto, de todas las maneras posibles (con calidad y criterio) y salgamos del Enoexcursionismo que nos atrapa.

    Manel Colmenero, no peques de academicista y me quites méritos, dándoselos a los de fuera. Efectivamente y como dice Manuel Romero, antes que Paul Wagner ya dije yo eso de que el Enoturismo no existía, efectivamente en el I Congreso de Turismo Enológico de Jerez del año 2007 al que asististe, y no me canso de repetirlo porque .

    Un abrazo a todos,

    Eduardo Serrano Martínez

    Responder

  12. DINAMIZA

    Eduardo, quedas invitado oficialmente a un vino. Tenemos previsto el viernes día 21.

    Por animar un poco más el debate, decir que, siempre desde nuestro humilde punto de vista:

    – El excursionismo – enoexcursionismo no es malo. Es muy bueno. Gran parte del turismo enogastronómico no incluye pernoctación y es una interesante fuente de riqueza para muchos territorios cercanos a grandes mercados de origen. Como no tenemos destinos enológicos que sobrepasen la capacidad de carga, no vamos a rechazarlo.

    – El Observatorio RVE sólo mide visitas a bodegas de las rutas, pero no ha tenido medios hasta la fecha para poder contabilizar pernoctaciones en los hoteles.

    – Nos parecen fantásticas actuaciones como las que pone en marcha Joaquín (Wine Up e-catas). Nos parecen fenomenal, e incluso, si me apuras, necesarias, solo que las llamaríamos de otra forma. Asi lo hemos expresado.

    – El viaje, como tú dices empieza mucho antes. De acuerdo. Pero que nadie piense que ha hecho enoturismo en la gran urbe. Porque no hay nada como ir al lugar de origen de todo. Eso es lo que verdaderamente pretendíamos reivindicar con este post. No hay nada como viajar y hay que viajar más como dice Muchoviaje.

    – Gracias por las aportaciones.

    – Os esperamos el día 21 viernes a las 17:00 para tomar unos vinos y lo que queráis.

    Responder

  13. PAZ

    No seré yo quien añada una palabra tan completa y apasionadamente habéis expresado.Sí tomo prestadas unas palabras que un paisano pronunció en lugar de La Mancha tan querido como Rus “quien anda mucho y lee mucho, ve mucho y sabe mucho” ¡¡¡hasta el 21 !!!

    Responder

  14. Joaquin Wine Up

    parece… que el ENOTURISMO INVERSO SI EXISTE:

    LA REVISTA GASTRONÓMICA DIGITAL CON MUCHA GULA, OTORGA EL GALARDÓN A LA INICIATIVA ENOLÓGICA CON MAYOR ORIGINALIDAD POR EL PROYECTO DIDÁCTICO DE ENOTURISMO INVERSO: WINE UP TOUR

    Gracias a los que creéis en el, y a los que no, tambien, porque la negación siempre supone el interés de muchos. (Esto lo digo sin acritud y agradeciendo este post que ha permitido que mucha mas gente me conozca y conozca mi proyecto, estando de acuerdo, o no)

    Responder

    • DINAMIZA

      Nos alegramos de veras, Joaquín. Te felicitamos por ello y te agradecemos que te hagas eco en nuestro blog. Estamos de acuerdo con tu proyecto y nos parece genial, de veras. Lo único, que pensamos que a las cosas hay que llamarlas por su nombre. Un abrazo del equipo de DINAMIZA y enhorabuena por tu galardón.

      Responder

      • PAZ

        Aún cuando sea de las que piensan como el equipo de DINAMIZA y prefiera el valor de nuestro claro y rico castellano,me sumo a lo que dice EDUARDO pero,con raíces manchegas,como se dice en El Quijote : ! Ladran,luego cabalgamos !
        Enhorabuena,JOAQUÍN, por tu buen hacer que,al fin y al cabo jamás tendrá reconocimiento mejor que el tuyo propio porque solo crea aquel que cree en él mismo y sus potencialidades.Tú lo has hecho así que ¡ brindemos por ti !

        Responder

Deja un Comentario

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.